Domótica e inmótica

Mucha gente ha oído hablar de la domótica. En la actualidad cada vez más gente instala este tipo de sistemas en sus viviendas, buscando el confort y el ahorro que permiten. Sin embargo, poca gente ha oído hablar de la inmótica..

Definiciones

Domótica

Es el conjunto de sistemas automatizados de una vivienda que aportan servicios de gestión energética, seguridad, bienestar y comunicación, y que pueden estar integrados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas.

Inmótica

Por otro lado, la inmótica es la incorporación al equipamiento de edificios singulares o privilegiados, comprendidos en el mercado terciario e industrial, de sistemas de gestión técnica automatizada de las instalaciones.

Principales ventajas de la inmótica

Propietario

Puede parecer poca ventaja, pero estos edificios tienen un gran atractivo y aire de modernidad.

Los edificios inmóticos permiten un control de accesos, registros y monitorización mucho más cómodo. Además, al igual que en una vivienda, los edificios con estos sistemas son mucho más eficientes energéticamente hablando, por lo que el consumo se reduce, conllevando un gran ahorro económico en las facturas.

Usuario

Estos sistemas le dan al usuario y trabajador una mayor comodidad y seguridad. Por ello, mucha gente prefiere trabajar en empresas que tengan este tipo de sistemas, aumentando su bienestar. Que el trabajador esté contento implica que realice mejor su trabajo.

Para el usuario, si un edificio es cómodo, sencillo y con aire moderno, volverá.

Acciones para la eficiencia energética en edificios

Como hemos dicho, una de las mayores ventajas de este tipo de sistemas es el aumento de la eficiencia energética. Dentro de estas acciones, se diferencian tres tipos de sistemas, según su función.

Regulación automática:

  • Climatización
  • Ventilación
  • Iluminación

Automatización y control

En este sentido se incluyen aspectos como el control de accesos, horarios, gestión de trabajadores…

Gestión técnica de edificios

En este punto se incluyen las detección de fallos en los sistemas energéticos y el control y estudio del consumo de energía.

Diferencias entre domótica e inmótica

La principal diferencia es que, mientras la domótica consiste en la instalación de sistemas inteligentes en viviendas comunes o propiedades familiares, la inmótica se refiere al mismo procedimiento, pero en estructuras de mayor envergadura como hoteles, edificios laborales u hospitales.

Ahorro

La instalación de sistemas inmóticos en un edificio puede acarrear un ahorro de energía de hasta el cuarenta por ciento.

Permiten el control de los sistemas de vigilancia, ascensores, iluminación, sistemas de riego, calefacción o climatización en puntos de control centralizados. De esta forma, el mantenimiento de la estructura y el respectivo uso en cada una de sus áreas se optimiza y se consigue un uso lo más eficiente posible.

Lo mejor de este tipo de sistemas es que llegan a trabajar por sí mismos, aprendiendo del consumo y funcionamiento del edificio para llevar a cabo acciones que consigan un ahorro extra.